jueves, 12 de abril de 2018

Incendies, de Denis Villeneuve


Resultado de imagen de incendies

El albacea de Nawal, una mujer recién fallecida en Canadá, procede a leer a sus dos hijos gemelos, Jeanne y Simón, su testamento. En él les pide una última voluntad. Que entreguen dos sobres. Uno al padre al que creían muerto y otro al hermano, cuya existencia desconocían. Un argumento que he contado en multitud de ocasiones a amigos que no conocían esta incendiaria película. 
Así arranca Incendies, una historia poderosa y portentosamente narrada en distintos episodios de los distintos hechos que ocurrieron tanto en el pasado de la vida de Nawal, la madre, como en el presente de Jeanne, la hija, que emprende un viaje al país de su progenitora en el que no solo descubrirá muchos secretos  sobre ella, sino que conocerá un poco mejor a la que mujer que fue su madre. Aunque Incendies, en realidad comienza con una secuencia en no se sabe donde, con un grupo de chicos de distantes edades, en la que uno de ellos está siendo rapado por un adulto.  Esta secuencia, si vista por segunda vez, tras el visionado del filme, adquiere un significado enorme, pero del que obviamente no puedo hablar ahora. 

Las   dos   historias   van desarrollándose en paralelo. El presente con el viaje de la hija, y el pasado en el que se va desgranando la dura existencia que tuvo su madre, empezando con un embarazo no esperado en sus primeros años de juventud y todo en el marco de un país musulmán, opresivo, en una sociedad patriarcal y poco tolerante. En ningún momento se indica de qué país se trata, aunque yo si que he descubierto el enigma, pero me lo guardo para mi. 
Son dos caminos paralelos que recorren los mismos escenarios con una diferencia de más de 30 años. Con una guerra en medio que ha dejado un país devastado y en ruinas. 


Los Gemelos, Nawal, Daresh, Kfar Ryat, Deressa, Le sud, Der om,  La mujer que canta, son algunos de los 10 capítulos en los que se subdivide la trama en la que el espectador va descubriendo una vida llena de acontecimientos dramáticos que por la forma en la que están contados, parece una suerte de muñecas rusas, de historias dentro de otras historias, de una película dentro de otra película. Unos nombres que al expectador que aun no haya visto la película no le dirán nada, pero una vez se ha producido el visionado de Incendies, son palabras llenas de significado, por todo lo que conlleva cada una de ellas.

Sarwan/Janaan, Nihad del mes de mayo, Abu Tarek son personajes que una vez los descubres, ya nunca los podrás olvidar. Son varios los personajes secundarios que aportan fuerza a un argumento que aunque suene a tópico, engancha desde el principio. La historia tiene una fuerza impresionante y un final demoledor, de esos que jamás se olvidan y que nunca debe revelarse al que no haya visto nunca la película.

Resultado de imagen de incendies

"Buscas a tu padre pero no sabes quien es tu madre". "La muerte nunca es el final, siempre hay huellas".
La película es la cuarta que ha dirigido el prolífico Denis Villeneuve, y está basada en una exitosa obra de teatro de Wajdi Mouawad, escritor y director de origen libanés, pero afincado en Cánada desde los años 80.  En España, el año pasado de estrenó un montaje teatral sobresaliente con Nuria Expert y Laia Marull en los personajes principales de madre e hija.
Resultado de imagen de incendies

Yo descubrí esta increíble película sobre la fuerza del perdón por primera vez en 2012. Y me fascinó. Luego la he visto varias veces en visionados sucesivos en los que la fascinación que siento por Incendies no ha hecho sino aumentar y que la coloca entre mis 5 películas favoritas de todos los tiempos. La última vez fue en 2017 en la víspera del inicio del 20 Festival de Cine de Málaga. Esta noche la volveré a ver, en una especie de rito cinematográfico. No os la perdáis!

SPOILER

No sigas leyendo si nos has visto la película. La historia que vertebra Incendies es la búsqueda que hacen los hijos de Nawal, de su padre y de su hermano.
Todo comienza cuando Nawal a los 18 años se queda embarazada y dan a su hijo en adopción. A ese bebe lo tatuán para que pueda ser reconocido más adelante.  Ese niño irá de orfanato en orfanato hasta que cumple la mayoria de edad. Una vida llena de vericuetos que la hija irá descubriendo desde el inicio de ese viaje que emprende a un país lejano y totalmente desconocido por ella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario